#UnAñodeAutoras

#UnAñoDeAutoras: Entrevista a Caryanna Reuven

La autora

Vamos a intentar ahondar un poco más en tu ser como escritor. ¿Leíste mucho antes de empezar a escribir? ¿Cuándo te propusiste pasar de lectora a escritora? ¿Hubo algún libro que te inspirara?

44244406._SY475_Empecé a leer género sobre los doce años con “El hobbit” (un clásico XD) y a partir de ahí me enganché a la fantasía, sin embargo, no empecé a leer ciencia ficción hasta bien pasados los veinte, cuando la fantasía empezó a aburrirme y necesité cosas nuevas y otros tipos de historias.

Para entonces ya llevaba escribiendo unos cuantos años y al mismo tiempo no. Porque empecé a escribir mis propias historias sobre los quince años. Todas de fantasía. Todas infumables y horrendas porque en aquel entonces no sabía escribir bien, ni tenía las herramientas necesarias para poder aprender a escribir bien. Fue a los dieciocho cuando empecé a escribir en serio y de forma mucho más constante. Pero sobre los veinte tuve un bloqueo y abandoné la escritura durante doce años.

El autor que me inspiró y me enseñó a escribir fue Tad Williams y la obra que me impulsó de verdad a escribir fue su tetralogía “Añoranzas y Pesares”. Tuve el honor de conocerlo en el Festival Celsius hará dos años y fue entonces cuando, oyéndole hablar en una charla, sobre cómo estructura sus historias y cómo las narra, descubrí que su forma de trabajar las historias, más que sus historias, había sido lo que me había formado como escritora.

¿Tuviste alguna experiencia como escritora novel que quieras compartir? ¿Cómo enfrentaste la publicación de tu primera obra? 

Me gustaría compartir mi primer gran bloqueo. Como he contado antes, sobre los veinte años, tras llevar dos trabajando en una obra larga, la primera que me tomaba en serio, sufrí un bloqueo. Lo tuve porque no me estaba gustando cómo estaba llevando la narración y algunos tropos que estaba metiendo en la historia, además de un horrendo síndrome del impostor que me asaltó de golpe, y no supe cómo gestionarlo.

No tenía ni idea de cómo enfrentarme a este tipo de situaciones ni cómo arreglar aquellas cosas que no me gustaban. No tenía herramientas que me permitieran darme cuenta de que bastaba con cambiar la historia (ninguna es estática, ninguna es rígida), corregir, reescribir y que el síndrome del impostor lo tenemos todos.

Así que dejé de escribir. Durante doce años.

Copia de Copia de Unañodeautoras2 (8)

Durante todo este tiempo me fui engañando a mí misma con cosas como: no tienes tiempo, estás muy agobiada con el trabajo… Cuando la verdad era que me daba pánico retomar la escritura. Seguía sin saber cómo enfrentarme a ella. Eso y que tenía miedo que tras tantos años sin escribir fuera mucho peor escritora de lo que era a los 18 años. Nota para los que leáis esta entrevista y estéis empezando a escribir: esto no es cierto, es mentira. Se mejora, se mejora con los años.

Al final, me di cuenta de que me estaba poniendo excusas a mí misma y lo afronté. Y retomé la escritura. No me arrepiento de nada porque durante todos estos años, a base de leer mucho y obras mucho más variadas de las que leía a los dieciocho, aprendí a resolver esos problemas que tenía antes para trabajar mis historias.

Mi primera publicación llegó dos años después de que decidiera retomar la escritura en 2013. La había retomado directamente donde la dejé, corrigiendo y reescribiendo la obra que había dejado a medias a los veinte años (aún sigo trabajando en ella y algún año verá la luz, lo prometo), pero sabía que nadie iba a publicar una trilogía de una escritora a la que nadie conocía. Así que decidí empezar por algo menos ambicioso y autopublicarme como medio de promoción para hacerme con una base de lectores, poco a poco, para poder dar en algún momento el salto editorial.

Copia de Copia de Unañodeautoras2 (9)

Así que en 2015 escribí y autoedité “Sueños rotos”. Sabía que tenía que empezar por algo pequeño y sobre todo barato, que con el estigma que tenía la autoedición tenía que ser todo lo profesional posible para parecer una obra de editorial o no tendría futuro. Casi nadie iba a arriesgar más de 10€ por una novela de alguien que no conoce. Así que eso hice. Saqué “Sueños rotos” como obra corta, autoconclusiva y, sobre todo, barata. En este momento ya conocía desde hacía meses la existencia del colectivo de autoeditores NEUH, que empezaba a funcionar por aquel entonces, y entré en él sin pensármelo dos veces. Era una buena forma de llegar con la autoedición a donde no podría llegar por mí misma: salones, eventos…

Cuéntanos un poco de la aventura de autopublicar.

Parte ya la he respondido en la pregunta de arriba, pero me gustaría señalar que autoeditar no es fácil. O pagas porque te hagan cosas o aprendes a hacerlo tú misma. Las correcciones son la parte más difícil, si no tienes dinero para un corrector profesional, más te vale contar con un buen colchón de lectores beta o testers que te ayuden. Pero, sobre todo, revisar mil y una veces tu obra a nivel de gramática, ortografía, acotaciones de diálogos etc. Hoy día hay muchísimos blogs que te ayudan a pulir estas cosas con tutoriales y artículos. Aprovechadlos.

Copia de Copia de Unañodeautoras2 (10)

El segundo problema al que te enfrentas al autoeditar es la distribución. Es el mayor problema. Porque sin una buena red de distribución no vas a llegar al público y sin público nadie te va a leer. Puedes empezar colgando tus obras en un blog, gratis, para que te vayan conociendo y la gente sepa cómo escribes, así allanas también un poco el camino para que luego tu obra autoeditada tenga ya algo de salida. Pero solo con una tienda online, es difícil.

Por eso quiero señalar lo importante que ha sido NEUH para mí estos años. Es una plataforma estupenda para llegar al público de toda España a base de eventos, pero tienes que ser constante, ir a eventos en persona, aprender a publicitarte en redes y a vender tu obra. Es duro, pero merece la pena.

He leído por ahí que tienes un doctorado de bióloga molecular. ¿Afecta ello de algún modo a como o sobre lo que escribes?

No sabría decirte, la verdad, en parte sí, sobre todo cuando escribo ciencia ficción, porque soy consciente de la importancia de documentarme, de saber mínimamente de qué estoy hablando y de cómo explicarlo para que llegue a la gente de forma fácil y que no sea un tocho infumable (a esto me ha ayudado mucho más la docencia y las presentaciones en público, que el doctorado en sí). Pero no creo que me haya afectado mucho más allá de eso.

Su obra

¿Hay alguno de tus personajes que se parezca a ti?

Creo que no. No me gusta nada hacer self-insert. Aunque sí es cierto que muchos de ellos tienen algunas cosas mías.

¿Cuál de tus obras guarda un lugar especial en tu corazón?

El Tocho™, esa primera obra que empecé a escribir a los dieciocho y que estoy moviendo ahora mismo por editoriales. Les tengo especial cariño a todos los personajes y, aunque puede no ser mi mejor obra, porque he mejorado un montón como escritora los últimos cinco años, no me gustaría que se quedara encerrada en un cajón.

¿Estás trabajando en algo actualmente? ¿Puedes hablarnos de ello?

Ahora mismo estoy trabajando, y algo atascada, con #ProyectoInnombrable, una novela que me gustaría presentar a editorial este año. Es una especie de space opera con espías en un entorno de guerra fría entre imperios galácticos. Hay algo similar a la “magia”, solo que no se reconoce como magia, sino como ciencia, dado que es algo que se basa en la genómica y el conocimiento. Podría llamarse fantaciencia molecular, como lo bautizó una de las correctoras del relato que escribí y en que se va a basar la novela. Es una obra complicada de escribir por varios motivos que no puedo desvelar, además de por la trama de espías en sí misma. Es la primera vez que me voy a meter con algo de este tipo y me da muchísimo vértigo, la verdad.

¿Por qué elegir la ciencia ficción? ¿Qué te aporta a la hora de contar una historia?

Porque me permite especular mucho más que la fantasía. No digo que no se pueda especular y crear variedad con fantasía, solo que a mí no se me da tan bien hacerlo. La ciencia ficción en cambio me permite jugar más con otro tipo de historias y formas de narrar. Me da flexibilidad y me permite experimentar. Coger un tópico de la ciencia ficción y hacer con él cosas distintas a las habituales. También me permite alertar sobre el presente, como con el cambio climático, el peligro del ascenso de la ultraderecha, la pérdida de derechos humanos… Pero sobre todo, me permite jugar con uno de mis temas favoritos: qué es el ser humano, qué significa ser humano y la convivencia entre entidades muy diferentes y este tipo de cosas.

La iniciativa

¿Qué proporción de libros con autoras femeninas hay en tu biblioteca? ¿Crees que es necesario aumentar la visibilidad de obras femeninas?

Pocas. No las suficientes. Sobre todo, porque tradicionalmente se ha publicado a menos  mujeres que hombres y se ha reconocido menos su trabajo. No solo en literatura de género, sino en cualquier otro ámbito. Así que sí, tengo pocas autoras en mi biblioteca. Hace unos años tenía muchas menos, y ya tenía bastantes más que otra gente porque durante mi adolescencia compré sin filtro alguno cualquier obra de género que encontraba, así que compré muchísimas de las autoras que publicaban entonces. Pero últimamente hago un trabajo consciente de buscar autoras, comprar sus obras y leerlas. Aun así, el porcentaje es desolador: 32% de mujeres frente a 61% de hombres, con un 7% de obras mixtas. Sí, sé los porcentajes porque tenemos un Excel en casa donde indexamos todas las novelas que compramos. Tengo que señalar que no he dejado de comprar autores.

Copia de Copia de Unañodeautoras2 (11)

¿Qué opinas de la iniciativa #UnAñoDeAutoras? ¿Y de otras similares cómo #Adoptaunaautora o La Nave Inivisible? ¿Las conoces?

Las conozco y las veo imprescindibles. Mucho más necesarias que nunca porque hay gente que sigue insistiendo en que no escribimos tan bien como los señores, que lo que escribimos no es de la misma calidad, que si nos publican en editoriales es para cumplir algún tipo de cuotita y no por nuestros méritos. Que solo escribimos bien de verdad si escribimos grimdark o cosas chungas, porque si escribimos sobre sentimientos, relaciones interpresonales u obras más luminosas no son obras de calidad porque patata, porque solo si escribimos lo que escribiría un señor y como lo escribiría un señor es literatura de verdad. Ya no hablemos de cuando llaman a la literatura escrita por mujeres “literatura femenina” como si fuera una cosa a parte de la otra, o cuando dicen que las mujeres escribimos diferente (como si fuera un estigma hacerlo) en vez de decir que  hablamos de otros temas, otra perspectiva, y que estamos introduciendo narrativas que hasta ahora habían arrinconado.

Y cansa. Cansa muchísimo. Así que sí, muy necesaria cualquier iniciativa que visibilice nuestro trabajo y reivindique nuestra forma de enfocar la literatura de género y la variedad de mujeres (no normativas, racializadas, trans…) y de roles para estos personajes femeninos que a veces cuesta muchísimo encontrar en una obra escrita por señores.

Copia de Copia de Unañodeautoras2 (12)

¿Qué cambio consideras imprescindible para hacer la igualdad literaria real?

Que se nos publique, pero sobre todo que se nos lea y que se nos recomiende y reseñe. Que se nos de visibilidad. Que se nos publicite cuando publicamos igual que publicitan a los escritores y no menos (que esto pasa, no nos engañemos). Porque luego vienen diciendo que las mujeres publicamos menos porque vendemos menos que los hombres. Las preguntas son ¿si no se nos visibiliza igual, cómo esperan que vendamos igual? ¿Si la gente tiene reparos en leernos por el mero hecho de ser mujeres (de ahí que lo de “literatura femenina” me dé urticaria), cómo esperan que vendamos igual?

¿Quieres añadir algo más?

Quiero animar a todas las mujeres que están empezando a escribir a no rendirse, a seguir adelante, a mejorar, a publicitar su trabajo sin complejos. Porque son válidas, son buenas y tienen que quererse a ellas mismas y apreciar su propio trabajo y valorar su propio esfuerzo. Y sobre todo que nadie les diga sobre qué tienen que escribir, qué es bueno que escriban y qué no.

Copia de Copia de Unañodeautoras2 (13)

 

 

gratis (1)
Descargar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s