#UnAñodeAutoras·Inspiración

#UnAñoDeAutoras: Cristina nos recomienda sus autoras favoritas.

“Bueno, soy una gran fan de las listas (mis apuntes veterinarios lo corroboran), así que voy con unos cuantos libros que me encantan, y trataré de no motivarme demasiado”

Katherine Neville, El ocho

Catherine Velis, una alta ejecutiva experta en ordenadores, se ve atrapada sin quererlo en la búsqueda de un legendario ajedrez que perteneció al emperador Carlomagno. El campeón soviético de este deporte, de gira por Nueva York, le advierte que corre un grave riesgo si se empeña en encontrar las piezas, pues en ellas reside la clave de una antigua fórmula ligada a la alquimia, la masonería y los poderes cósmicos. Ese mágico ajedrez, enterrado durante mil años en una abadía francesa, nos conducirá -de 1790 a 1970- por la historia de los personajes que poseyeron sus piezas y por la larga serie de crímenes que se cometieron para hacerse con ellas. Los personajes van desde Napoleón, Robespierre y Casanova, hasta Voltaire, Newton o Catalina la grande. Pero los crímenes todavía no han terminado.

Donde encontrarla: La Casa del Libro

¿Que opina Cristina? Ya sé que soy una pesada, pero me ha encantado todas las veces que lo he leído. El ajedrez de Montglane, dos chicas fuertes y maravillosas, una que vivió durante la Revolución Francesa y otra de los años setenta, y otros personajes que se mueven por el mundo como piezas en un tablero… La intriga está servida.

Becca Fitzpatrick, Hush, hush

Nora Grey, una alumna aplicada en busca de una beca para la universidad, vive con su madre viuda en una granja a las afueras de Pórtland, Maine. Cuando Patch se convierte en su nuevo compañero de instituto, Nora siente a la vez atracción y repulsión hacia este extraño personaje que parece tener acceso a sus pensamientos.

Luego se entera de que Patch es un ángel caído que quiere convertirse en humano. Nora está bajo su control, pero hay también otras fuerzas en juego y de repente se encuentra viviendo hechos inexplicables y en medio de una situación muy peligrosa.

Donde encontrarla: La Casa del libro

¿Que opina Cristina? Es la primera parte de la saga, y debo admitir que solo he leído este libro, pero me gustó bastante como fantástica juvenil, en la que la protagonista, Nora, conoce a un tipo… peculiar, por lo de ser un ángel, digo.

Anne Perry, Un crimen en Buckingham Palace

Las dependencias del Buckingham Palace encierran la clave de un sórdido asesinato…
Un nuevo y retorcido caso para el sagaz inspector Pitt, esta vez en el corazón del imperio británico. Una prostituta aparece asesinada en el ala de invitados de Buckingham Palace. La noche anterior, el príncipe de Gales había estado de fiesta con tres influyentes hombres de negocios que andan tras un ambicioso proyecto de interés nacional. Pitt tendrá que ser especialmente discreto, pero no dudará en enfrentarse a tan ilustres sospechosos hasta que por fin salga a la luz la sorprendente verdad.

Donde encontrarla: La Casa del libro

¿Que opina Cristina? Este libro lo encontré en la basura, literalmente, y me gustó mucho. Es casi un CSI en la época victoriana, y el investigador Pitt no tiene nada que envidiar a Grissom. Todo comienza cuando asesinan a una prostituta en pleno palacio de Buckingham…

Cressida Cowell, Cómo entrenar a tu dragón

¿Me estas diciendo que una de mis pelis favoritas tiene libro? 

Una divertida novela que refleja la importancia del esfuerzo para superar las dificultades.
El adolescente vikingo Hipo Horrendo Abadejo III debe realizar el rito de iniciación propio de su raza, que consiste en cazar un dragón y entrenarlo adecuadamente para que este demuestre sus habilidades. Lo que ocurre es que Hipo caza un dragón bastante escuchimizado y que no le hace mucho caso.”Cómo entrenar a tu dragón”cuenta sus vicisitudes y el duro camino que, a base de perseverancia, llevó a Hipo a convertirse en todo un guerrero conocido por sus congéneres como”el hombre que susurraba a los dragones”.

Donde encontrarla: La Casa del libro

¿Que opina Cristina? No tiene nada que ver con la peli, pero es adorable, con esos dibujos rarunos y un Desdentado muy diferente, es una historia de vikingos en la que el niño menos vikingo de la aldea es el protagonista.

Arancha Duro, Mundo partido

http_i.imgur.comiC1LfaM

Después de la muerte de su madre, Emma Lindberg ha vivido vagando por el bosque con su padre como única compañía. Pero ella es afortunada. Todavía es libre.
Las ciudades están rodeadas de enormes murallas. Tras esos muros, las personas ricas llevan vidas de lujo, compras y grandes casas. Sin embargo, ese estilo de vida es mantenido por los pobres, personas que fueron marcadas y obligadas a trabajar en fábricas, minas y como criados, con un poco de comida como único salario, largas jornadas de trabajo y escasas horas de sueño.
Cuando el padre de Emma resulta gravemente herido, se ve obligada a hacerse pasar por una chica de familia rica para colarse en el interior de una ciudad y conseguir un médico para su padre. Pero si la descubren, tanto ella como su padre correrán peligro.

Donde encontrarla: Amazon

¿Que opina Cristina? Sí, es mi amiga Arancha, que también ganó el concurso de relatos al que me presenté. Su novela es una distopía en la que la sociedad está dividida en ricos y pobres, y narra el camino de su protagonista, perteneciente a la facción pobre pero dispuesta a hacer lo que sea por su padre. Es interesante incluso como reflexión de nuestro propio mundo.

Mari Carmen Castillo, Secretos en alcanfor

https_3.bp.blogspot.com-B7fEqcffPKoWFFzvFIjBPIAAAAAAAAQEQL1Y11Jjpj1sVcAYDPQ8wWP9W76AcPvLAQCLcBs400PORTADA

Los años 80 fueron una explosión de creatividad, de liberación y de nuevas formas de entender el mundo. A un pequeño pueblo rural llega una joven maestra con ganas de renovar el sistema educativo, de remover la conciencia de un pueblo anclado en el pasado, pero todos los pueblos tienen un secreto, y el encuentro de Caridad y Fidel será el detonante que hará que se descubra la misteriosa historia que les envuelve.

¿Que opina Cristina? Es una de mis amigas de la tertulia, y aunque hay otras autoras estupendas, la menciono a ella por lo variado de sus obras y por el rollo similar que compartimos. Esta historia en concreto está protagonizada por una profesora que llega a un pequeño pueblo, sin saber que va a tener que compartir casa con alguien que no se ha ido… del todo.

Eva Ibbotson, El secreto del andén 13

Bajo el andén número 13 de la estación de King’s Cross hay un mogote. Muy poca gente sabe que los mogotes pueden ser puertas que conducen a otros mundos, y que además, este mogote sólo se abre nueve días cada nueve años. Cuando esto sucede, llegan un cíclope, un mago, un hada y una pequeña bruja con la peligrosa misión de rescatar a un príncipe secuestrado nueve años antes, cuando era un bebé. 
Todo iría muy bien si no fuera porque el príncipe se ha convertido en un niño insoportable llamado Raymond Trottle, que de ninguna manera está dispuesto a permitir que lo rescaten. 

Donde encontrarla: La Casa del libro

¿Que opina Cristina? Este libro lo recuerdo con gran cariño de cuando era más peque, lo leí mil veces. En la estación de King’s Cross hay una puerta que solo se abre cada nueve años y conecta el mundo normal con una isla en la que viven felizmente criaturas extraordinarias, pero esa felicidad se va al garete cuando secuestran al hijo de los reyes y la puerta se cierra. Sigo sin entender por qué no hay todavía una peli basada en este libro.

Anuncios
#UnAñodeAutoras·Inspiración

#UnAñoDeAutoras: Entrevista a Cristina Sebastià

La autora

Vamos a intentar ahondar un poco más en tu ser como escritora. Leíste mucho antes de empezar a escribir. ¿Cuándo te propusiste pasar de lectora a escritora? ¿Hubo algún libro que te inspirara?
La verdad es que tengo un par de anécdotas graciosas. El primer relato que tengo es de cuando tenía doce años, fue para un ejercicio de castellano, y me coroné con una historia con personajes a lo Willy Fog. Pero antes y después de eso escribía en papeles, en mis agendas (tendrías que ver las de bachillerato, están repletas de escritos y dibujos) y en cualquier sitio que encontrara, simplemente para pasar el rato. Empecé a escribir novela a partir de una broma con unas amigas, teníamos dieciséis o diecisiete años, íbamos diciendo chorradas, estábamos en la feria del libro de mi pueblo, y entonces yo dije “Eh, ¿a que hago una novela con eso?”. Y resulta que la primera novela terminada que tengo es sobre una mercenaria ninja, agencias de espías, un border collie y un sombrero de frutas. Puedes imaginar el nivel de chifladura que llevábamos ese día y por qué no está publicada todavía. (Pues me gustaría leerlo, la verdad, ¿Está disponible?)

A partir de entonces todo fue a más, me lo tomé más en serio y ahora casi parezco una escritora con unos inicios relativamente normales, aunque no lo fueron en absoluto.

http_4.bp.blogspot.com_43qWZzvNCaASUfJ6yPb8gIAAAAAAAAC_wQyKSdtl4nKAs400el_ochoEn cuanto a libros que me inspiraran… Creo que dos de los libros que más me han fascinado, entonces y ahora, son El ocho, de Katherine Neville, y El arquitecto del faraón, de Bernard Simonay, por los desarrollos de sus historias, las intrigas y su maestría para enlazar y encajar las cosas. Desde luego no puedo decir que sea tan buena como ellos, pero estos libros me animaron a tomarme los planteamientos de mis historias mucho más en serio. Aunque debo admitir que por aquel entonces también me encantaban la saga Eragon y el mundo de Las crónicas de Narnia, aquí queda muy claro que mi temática favorita es la fantasía.

¿Tuviste alguna experiencia como escritora novel que quieras compartir? ¿Cómo enfrentaste la publicación de tu primera obra?

La publicación de mi primera obra fue inesperada, la verdad es que me enfrenté con bastante incredulidad. Cuando me presenté al concurso de relatos breves Mírame a los ojos, fue a lo loco, ni siquiera sabía qué esperar, así que cuando me dijeron que había ganado aluciné bastante, creo que no bajé de la nube de felicidad en un par de días. Y eso que solo era una historia corta, si llega a ser una novela habría estado en Babia toda la semana.

La verdad es que los organizadores del concurso se portaron muy bien con los escritores (incluida la sesión para la foto del libro en la que aparezco despeinada), la presentación fue chulísima, aunque yo estaba histérica porque acababa de salir de un examen de toxicología y no sabía si llegaría a tiempo (aunque por suerte tenía a un montón de amigas conmigo, me ayudaron mucho). El concurso era benéfico, así que las ganancias de la antología se fueron para la asociación del síndrome de Angelman, y ayudar con un escrito mío es algo que a día de hoy me sigue pareciendo maravilloso.

Estas preparando varias obras para mandarlas a editoriales. Háblanos un poco del proceso de preparación.
Bueno, en cuanto a preparación… Lo primero que tengo que intentar es prepararme mentalmente, lo creas o no soy una persona muy tímida y pensar siquiera que algo escrito por mí lo van a leer (y a juzgar) otras personas es algo que me estresa un poco, pero enfrentarse a un público forma parte de un escritor, y en realidad vale mucho la pena.

Pero supongo que estamos hablando de preparación de las obras, así que empiezo por el principio, la creación del concepto. Las ideas en realidad me surgen con demasiada facilidad, inventar cosas me encanta y escribir algo nuevo o seguir con una historia siempre es pasar un rato divertido y emocionante (aunque también tengo etapas de “Dios mío, esto es una basura” y de “No sirvo para escribir”). Después de eso, repasar, releer y reescribir son mi lema, y es en lo que estoy con varias de mis historias, como mencionabas. Intento ser muy cuidadosa y exigente conmigo misma en cuanto a la forma de estar escrito, repaso un montón de veces cada historia para encontrar posibles fallos, poder solucionarlos y ver el aspecto final. Y entonces encuentro algún otro fallo. Supongo que forma parte del proceso creativo seguir viendo posibilidades de mejora, tendría un problema si pensase que algo mío ha quedado estupendo de la muerte y que soy la jefa, no creo que eso vaya a ocurrir nunca.

Y después vendría el proceso de registrar la obra y enviarla a editoriales (registrar y enviar, chicos, registrar y enviar), y si hay match, pues a publicar. ¡Ojalá pueda hablar de esto próximamente con más criterio y experiencia!

En definitiva, no creo mis historias siguiendo un patrón concreto, ni invento cosas que se puedan ajustar a algo o a alguien, pero sí que procuro que estén bien cuidadas y que sean, digamos, su mejor versión.

Su obra

Has acabado hace poco la carrera de veterinaria. ¿Crees que esa faceta de tu vida se plasma en tus textos?

Desde luego, sin duda, absolutamente sí. En cada una de mis obras hay algo referente a los animales, a la propia veterinaria o a la gente que los ama. Creo que los animales en general son tan importantes para mí que no me planteo uno solo de mis mundos en los que no estén presentes de alguna forma.

Has escrito muchos textos diferentes. Relatos, novelas, guiones… ¿Se te hace difícil pasar de uno a otro?

Pues la verdad es que no, ni siquiera me lo planteé cuando empecé a escribir mi primera novela, esa mítica de ninjas y agentes secretos, algún día saldrá a la luz y ya verás qué cachondeo, es un sinsentido total. Para mí fue bastante fácil ir siguiendo la trama (a pesar de lo loca que parece) y dedicarle tantas horas, y lo digo porque adquirir el compromiso con una idea, decidir hacer de un concepto una novela y pasar semanas y meses con ella es lo que considero más complicado. A partir de entonces, ir cambiando entre novelas y relatos ha sido algo muy frecuente, por lo que estoy muy acostumbrada.

En cuanto a los guiones, que es mi berenjenal más reciente, me resultó más sencillo de lo que esperaba, a lo mejor es porque soy bastante peliculera (y cinéfila también), y en mi cabeza estaba todo muy organizado. Personalmente creo que la organización es la clave, tener claro por lo menos por dónde ir, a mí es lo que me va bien, independientemente del género en el que me mueva.

Eres miembro activo de un club de lectura llamado La Tertulia la Virgulilla. ¿Cómo puede un club de lectura hacerte mejor escritora?

La lectura siempre te hace mejor escritor, aunque leas algo que te parezca horrible y digas “Ah, mira, pues por aquí nooo tengo que ir”. Leer es, creo, la principal forma de ser mejor escritor; escribir también es importante, pero si no tienes un referente, ya sea positivo o negativo, es mucho más complicado avanzar.

Aunque la verdad es que la Virgulilla tiene más cosas, además de club de lectura hay un taller de escritura, y cada semana hacemos una tertulia y hablamos de temas literarios muy variados, yo me lo paso estupendamente (y mi Facebook lo demuestra). Con el taller de escritura la verdad es que he mejorado en cuanto a forma de narrar, lo dice mi principal crítica literaria (mi madre), lo dicen los demás virgulillers (aunque escribamos con pseudónimo) y yo misma lo noto. Aunque me gusta mucho escribir para mí, a veces va bien salir del cascarón, del huevo (de dragón, por supuesto), y crear algo con la mentalidad de que lo van a leer otras personas, es muy enriquecedor.

La iniciativa

¿Qué proporción de libros con autoras femeninas hay en tu biblioteca? ¿Crees que es necesario aumentar la visibilidad de obras femeninas?

Veamos… *Cristina revisa su biblioteca* Pues la verdad es que así, a ojo, diría un 65-35 a favor de los escritores varones. Pero muy a ojo, y sin tener en cuenta los libros científicos, que ahí sí que es un win por goleada de los chicos. Tengo bastantes libros de autoras, como Laura Gallego, Gema Bonnín (una escritora jovencita de Valencia), mi amada Katherine Neville, Anne Perry, Cornelia Funke, Cressida Cowell o Stephanie Meyer (vale, sí, fui una chica Crepúsculo). Sin embargo, siguen siendo protagonistas los escritores, como Neil Gaiman, Ransom Riggs, Rick Riordan, Bernard Simonay, Christopher Paolini, William Goldman, C. S. Lewis, Dan Brown o Eloy Moreno. Ya puedes ver que todos estos escritores no son autores de ensayo sobre la complejidad del espacio-tiempo, se nota que me va el tema fantástico, ciencia ficción…

Pero esto es en mi caso particular. En cuanto a aumentar la visibilidad de las obras femeninas… Primero me debería plantear si se debe aumentar la visibilidad de sus autoras. Es cierto que últimamente veo mucha publicidad de autoras como Camilla Läckberg, Dolores Redondo, María Dueñas… Y está genial, pero ¿cuál es la ratio respecto a la publicidad que se les da a los hombres? Seguramente hay muchos más señores que señoras. Esto me lleva a plantearme, ¿esto es así porque las mujeres escribimos menos, publicamos menos? ¿Y por qué, es así de verdad o hay menos oportunidades para nosotras, se nos quiere menos como autoras?

Con todas estas cábalas (las idas de pinza son algo habitual en mí) lo que pretendo decir es que creo necesario que el sistema sea justo, que no se tenga en cuenta el género de la persona que escribe sino su calidad, y si para ello hay que dar más visibilidad a obras literarias escritas por mujeres, que así sea.

Unañodeautoras

¿Qué opinas de la iniciativa #UnAñoDeAutoras? ¿Y de otras similares como #Adoptaunaautora o La Nave Inivisible? ¿Las conoces?

La verdad es que iba un poquito perdida (esto también me suele pasar, como las idas de pinza) hasta que me comentaste la iniciativa que estás siguiendo, y gracias a la que estoy aquí, soltando mis desvaríos. A pesar de no saber mucho hasta hace poco, lo apoyo totalmente, me encanta la idea como una forma de visibilizar a escritoras fantásticas que, por lo que sea, pueden haber permanecido desconocidas para mucha gente. Es como tender puentes entre nosotras, crear cierta hermandad y compañerismo, y personalmente me encanta saber más.

Unañodeautoras (1)

La Nave Invisible y tu propio año de autoras (en el marco del género más fantástico o de ciencia ficción) me parecen geniales, porque he sabido de opiniones de gente que relaciona a las escritoras con la novela rosa, perlas como que las mujeres cuando escribimos somos moñas, o que (esto es real y se lo dijeron a una escritora que conozco sobre su novela negra, como un cumplido) “No se nota que eres mujer”. ¿Perrrdooonaaa? Uno, no tiene nada de malo ser mujer escritora y que se note, no dice nada negativo respecto a tu talento; dos, una mujer puede escribir absolutamente cualquier cosa y de la forma que quiera, ya basta de clichés y prejuicios.

En fin, que todo lo que sirve para fomentar la igualdad y hacer valer a las escritoras me parece fantástico, ojalá me hubiese enterado antes. Desde luego a partir de ahora voy a investigar más y a difundir más sobre estos temas.

¿Qué podrían hacer los clubs de lectura como el tuyo para aumentar la visibilidad de obras femeninas?

La respuesta más obvia y la base de la que yo partiría sería: leer más obras escritas por mujeres. Así de simple. Aunque, viniéndome arriba y hablando ya en el plano de clubs de lectura muy profesionales, me plantearía leer incluso biografías de escritoras. Sin embargo, si el grupo es más informal o tenemos poco tiempo para leer, propondría investigar un poco la autora del libro que estamos leyendo, preguntarnos por qué escribió ese libro, ver qué otras obras tiene y, cada miembro del club dentro de sus posibilidades y por su cuenta, leer otras historias. Sería una forma de conocer a esa autora un poco mejor y tal vez serviría para enlazar con otra escritora. En plan Cadena de favores, pero con escritoras. Cadena de escritoras.

 

#UnAñodeAutoras·Inspiración

Historias que inspiran: Mírame a los ojos

Mírame a los ojos es una antología de relatos publicada por la Asociación Personal de la Caixa en colaboración con Plataforma Editorial a raíz de un concurso. Lo he leído por mi autora de junio: Cristina Sebastià, ya que hasta la fecha es su única obra publicada.

Coberta_mirame_a_los_ojos.indd

Los relatos no tienen un género en común, pero en todos se da gran importancia al uso del sentido de la vista y suele salir la frase recurrente: Mírame a los ojos.

El mayor valor de la obra, es que se trata de relatos escritos por diferentes franjas de edades. Tenemos el apartado Infantil, Juvenil, Adulto y Senior; con diez relatos cada uno de entre 1 hoja y 3. Esta separación permite apreciar cómo se desarrolla la forma de escribir a lo largo de la vida y, al ser un tema libre, que preocupa a cada franja de edad.

Así, empezamos con obras cortas, simples, con frases poco complejas; que se van complicando según avanzamos. Y así como los cuentos infantiles van sobretodo de superar situaciones difíciles y crecer, los ancianos hablan de recuerdos, vidas pasadas y cosas que dejaron atrás.

La mayor parte de las obras cuentan con una temática realista desde diferentes enfoques. El Alzheimer, las minusvalías, la pobreza, se ven pasar a lo largo de los ojos de niños, jóvenes, adultos y ancianos. Los jóvenes hablan desde los ojos inexpertos, externos, mientras que los mayores, ya maduros, dotan de una visión introspectiva.

Algunos relatos me han hecho saltar las lágrimas, pues realmente llega a dar la impresión que se trata de alguien que comparte contigo sus vivencias. Como es el caso de: A pesar de todo, la vida sigue. Que es una pequeña narración de un refugiado sub-saharaui intentando llegar a España tras la muerte de su madre.

Sin embargo, cabe recordar que estas obras son amateurs. Se ve sobretodo en la categoría infantil. Hay algunas que no van a ninguna parte, o que desentonan en la forma de escribir.

Otra pega que le encuentro es lo corto de los textos. Que limita muchas obras a meras explicaciones inmóviles de un momento, sin ningún tipo de dinamismo. Y cuando se concentran en la acción, esta suele ser rápida y poco poética. Solo los más mayores consiguen expresar claramente las emociones y los sucesos en tan poco espacio.

Mi mejor amigo, por Cristina Sebastià

dog-3317930_640

Cristina demuestra su relación con el mundo animal que tanto le apasiona en esta pequeña obra. Habla del amor que la protagonista siente por su mejor amigo, con quien comparte su vida.

Lo más mágico es que a lo largo de la obra piensas que se trata de una chica enamorada, para descubrir al final (ATENCIÓN SPOILERS) que se trata del perro de asistencia de un chico minusválido. (YA PUEDES SEGUIR LEYENDO)

Es una prosa que se hace fácil de leer, y contiene al mismo tiempo descripción y acción sin desentonar. Se cierra correctamente sin que tengas la necesidad de preguntar si a la autora le quedo algo que decir.

Unañodeautoras

 

 

#UnAñodeAutoras·Inspiración

Clubs, virgulillas y viceversa

Antes de nada, muchísimas gracias a Cristina Sebastià por escribir este artículo, y permitirme conocer los entresijos de su comunidad. 

la-virgulilla-4

Como persona que escribe, antes soy una apasionada de la literatura. No toda, claro, todos tenemos nuestras preferencias, pero el mundo de los libros, el de la creatividad escrita, ha sido siempre mi hogar.

Vale, empiezo muy moñas, voy a centrarme.

El caso es que, a pesar de gustarme tanto el tema literario, hasta este año pasado y por cosas de la vida, no había tenido la ocasión de sumarme al proyecto del que vengo a hablaros. Para variar (o sea que no, no es para variar) soy la novata/niña del grupo, así que os hablaré desde mi (poca) experiencia.

https_disenoconvirgulilla.files.wordpress.com201501virgulilla3La Virgulilla. Así se llama la tertulia literaria a la que asisto semanalmente desde octubre. Tal vez, como yo la primera vez que lo oí, no sepáis qué es una virgulilla, y si me decís que es un grupo literario tenéis razón, pero me refiero a la definición que le dan los señores de la RAE. Además, y de forma anterior a la fundación del club, una virgulilla es el sombrerito de la eñe, la patita de la cedilla o la greña del apóstrofo (soy muy técnica, lo sé), y por eso nos llamamos así.

¿Y de qué va nuestra tertulia? Qué buenas preguntas me hacéis, voces de mi cabeza… Veréis, la verdad es que es un club bastante completo, voy a haceros una lista, como buena post universitaria que soy:

  • Tertulia literaria: todos los jueves nos reunimos en un bareto muy mono de Castellón City, El cantonet de les Aules, y charlamos y debatimos sobre temas muy diversos, pero todos relacionados de alguna forma con la literatura. Por poneros un ejemplo, un jueves normal podríamos hablar del Nobel de literatura (o de su ausencia este año), de la religión en los libros, de sagas y sus películas o, por supuesto y de forma bastante recurrente, del machismo o feminismo en este mundillo. Este último tema ha dado para bastantes debates y tengo la sensación de que seguirá coleando. Ahora os contaré más cosas.
  • Club de lectura: aproximadamente un martes al mes nos reunimos para comentar un libro (previa lectura del mismo, claro, si no sería una reunión muy corta), y procuramos que sean variados. Por ejemplo, desde que formo parte del grupo hemos leído Wilt, de Tom Sharpe; algunas poesías de Silvia Plath; La venganza de Don Mendo, de Pedro Muñoz-Seca; y ahora estamos con Jo, ara, una antología de microrrelatos de Miguel Torija, un autor local (esta antología se publicó porque ganó el XVII premio de narrativa breve Josep Pascual Tirado de Castellón). Como veis, de las obras que os he mencionado solo hay una autora, los demás escritores son muchachotes… Esto da que pensar, volveremos luego.silvia plathImagen de literalmenteviviendo
  • Taller de escritura: también mensualmente, un jueves, cambiamos tertulia por taller de escritura. Durante el mes, desarrollamos una propuesta que se inventa Javi, el director del taller, que también se encarga de recibir los relatos que creamos (o nos patillamos, dependiendo de nuestra inspiración), los junta en un dossier y nos los envía. Así, todos leemos las historias de los demás y votamos nuestra favorita, por lo que cada mes hay un ganador simbólico. El caso es que (en teoría) no sabemos quién es porque escribimos con pseudónimo, es muy romántico todo.

Resumiendo, en nuestra Virgulilla tenemos ocasión de desarrollar tanto la opinión, como la cultura, como la creatividad, por eso me parece un club apasionante. Desconozco si en otros sitios se hacen más tertulias así, pero me parece un estupendo modelo a seguir por amantes de la literatura que quieran pasar buenos ratos en grupo. Yo ahí lo dejo.

El club de lectura y el feminismo

UnAñoDeAutoras-e1515697455107-400x455Veamos, que os quería hablar también de otras cosas más relacionadas con la iniciativa gracias a la que estoy aquí, Un año de autoras. Como comentaba, el feminismo o su flagrante ausencia es un tema recurrente en nuestros debates, nos ha dado para varias tardes de birras y libros… Eeeh… Lo de birras se me ha escapado, somos muy abstemios, todos… (Cambia de tema, Cris, corre…)

¿Y qué opina la Virgulilla del feminismo? Pues bien, en general estamos de acuerdo en que el mundo de la literatura no es justo con las mujeres, e históricamente aún lo ha sido menos, como todos esos casos de autoras que han podido serlo solo gracias a pseudónimos masculinos, por poner un ejemplo muy evidente. Todavía hoy en día, se ven muchos más escritores que escritoras en casi todos los géneros, con la brillante excepción de las novelas románticas, cuya pluma parece estar llevada casi en exclusiva por mujeres (o los tipos tienen que adoptar un pseudónimo porque es una temática más dirigida al público femenino y bla, bla, bla… Etiquetas, cuánto daño hacen). Además, también se nota mucho esta desigualdad cuando empiezas a investigar sobre los ganadores de premios literarios, y aquí me estoy refiriendo sobre todo a los premios gordos tipo Nobel, Planeta, etc., que servirán para hacernos una idea, porque llevan mucho tiempo y la proporción de mujeres respecto a hombres es muy pequeña. Por ejemplo, el Nobel de literatura lleva otorgándose desde 1901, y lo han ganado catorce mujeres, la primera en 1909 y la última en 2015. Es muy desigual, ¿no? En el caso del premio Planeta, que lleva otorgándose desde 1952, la primera en ganarlo fue Ana María Matute, en 1954, y la última fue Dolores Redondo en 2016, con un total de dieciséis mujeres premiadas, que es una diferencia un poco menos bestial que en el caso del Nobel, pero solo un poco.

 

Entonces esto nos lleva a plantearnos (como grupo virgulillero) dónde está el problema. ¿Está en el jurado, que son todos unos misóginos de pacotilla y solo eligen a señores? ¿Está en los concursos, a los que solo se presentan machomen porque son mucho más competitivos que las chiquillas? ¿Está en todo el colectivo escritor, solo escriben tíos porque los hombres pueden tener una habitación propia para escribir y las mujeres tienen que encargarse de la casa y de los niños y de estar estupendas siempre para que no se las ponga a parir en las revistas de moda?

mask-2014554_640He intentado ser un poco bruta escribiéndolo para que se noten algunos de los prejuicios que puede haber en este sector, como en todos los demás, en realidad. Los prejuicios y las etiquetas son un invento del demonio, de Loki, del genio maligno de Descartes o de quien queráis.

La verdad es que yo no tengo una respuesta para esto, y me parecería guay si se generase un debate como se genera siempre en nuestras mesas redondas (porque juntamos varias y son redondas), ojalá supiésemos dónde está el problema para poder intentar solucionarlo. Tal vez haya un poco de todo, tal vez sea muy genérico y en distintos lugares haya distintos problemas, pero el caso es que la realidad es así, aunque se ven ciertos aires de cambio conforme se van sucediendo las generaciones, creemos que la igualdad está lejos de conseguirse, pero mucho más cerca de lo que estaba años atrás.

Unañodeautoras (2)

Los miembros de la tertúlia

Pero ¿sabéis qué? Voy a mandar al traste un poquito el tema de las estadísticas. Primero, porque no soy una persona pesimista y no quiero hundir a la gente sino levantar la moral, y segundo, porque me ha parecido interesante comentarlo, y para algo es mi artículo. Voy a hablaros de autores y autoras que son miembros de nuestra tertulia.

La Virgulilla (entre gente que escribe y gente que solo es lectora) está formada sobre todo por mujeres, hay días en los que solo somos femmes (lo de fatales depende de cada una), y preguntaréis: ¿por qué? ¿Hay más lectoras que lectores? Es posible, aquí también podéis hacer debate. ¿Acaso Castellón está plagado de autoras que marginan a los autores? Eso sí que no, marginar no es nuestro rollo.

El caso es que es así. Y por eso, voy a presentaros a los virgulillers que escriben junto con alguna novela suya, tanto hombres como mujeres (lo habéis adivinado, vengo con otra lista):

  • Felisa Bisbal: dirige el club de lectura y la tertulia, y puedo aseguraros que eso a veces no es tarea fácil. Madre, abuela… y escritora (por si os sirve para opinar con el debate de antes). No tiene relación con el Bisbal famoso a excepción de los rizos. Autora de La memoria de los topos.
  • Javier García: dirige el club de escritura, y tampoco es nada fácil. Es padre y escritor, aunque no sé si tiene habitación propia para escribir o solo un escritorio. Fue mi padrino de la Virgulilla (el que me animó a apuntarme). Algún ejemplo de su obra (aunque hay bastantes más): Siroco, Crimen en la mansión Holden y la última hasta ahora, Pídeme no morir (de la colección Noir is black).
  • Mari Carmen Castillo: también es madre, abuela, es muy trabajadora y escritora (aquí ya va quedando claro que no tiene mucha relación la familia con el no poder escribir). Fue mi madrina de la Virgulilla (la que me convenció para acudir), y yo ya era su fan antes de ser su amiga. Activa y activista como pocas. Ha ganado o quedado finalista en diversos premios literarios, ha participado en todavía más 36471808libros colectivos, y tiene varios libros editados en solitario. Mis favoritos son: Desde la penumbra (relatos cortos), Secretos en alcanfor y más recientemente, La mirada de Estigia, de la colección Castelló Negre.
  • Nina Peña: una vez más, madre y escritora, y feminista donde las haya. Lectora ávida, siempre tiene algún nuevo libro o autor por el que interesarse. Autora de Las sufragistas y ¿Cómo que a qué huelen las nubes?, entre otros.
  • Carlos Tosca y Georgia Iordache: esta joven pareja además de tener un nene monísimo tiene una editorial, La pajarita roja. Cada vez que asisten a la tertulia aprendemos un montón de ellos, son un pozo de sabiduría literaria.

http_lapajaritaroja.comwp-contentuploadsBaner-entrada-01

  • Israel Quevedo: un tío tan grande como parece, también es padre de familia y escritor. Y friki (solo por eso ya me cayó bien). Autor de Saber que vas a morir (de la colección Noir is black).
  • Jose Sanchis: compite en nivel de frikismo con Israel (tal vez fuese un goonie en el pasado), es profe y ¡sí!, también escritor. Es el creador de Ángeles masones y Juan, el gancho (también de Noir is black), entre otros.
  • Laura R. Sábado e Isabel Ribes: son la demostración de que la Virgulilla está en constante expansión, se han unido hace menos tiempo a nosotros, y además de tener una vida de familia y trabajo como los demás virgulilleros, escriben cuentos infantiles, como El planeta estrella y Piedras de colores en el caso de Laura, y M’agrada la ela geminada por parte de Isabel.

Os invito a que investiguéis para saber más sobre cualquiera de ellos y conocer más de sus obras, hay gente muy buena. Como veis, en este caso, la diferencia de porcentaje de escritores versus escritoras no se cumple, tal vez seamos la excepción que manda al carajo la regla.

Para ir acabando, que los asistentes querrán irse a casa, la idea general que quería transmitiros es que me alegro mucho de formar parte de un club/tertulia de literatura, hay gente apasionada y apasionante y aprendo cada día gracias a ellos. Por eso, me gustaría animar a todo el mundo a que se reúna frente a una (no) birra o (no) mojito y charle, converse sobre libros y sobre autoras, dejando olvidado el móvil y los problemas durante un rato. Estoy segura de que lo pasaréis tan bien como yo y podréis descubrir obras y gente maravillosa.

¡Esto es todo, amigos! No os olvidéis de leer autoras guays y de luchar por la igualdad y por la justicia, que todas tenemos algo de Wonder Woman y cuanto más peleemos más wonder seremos. Y que la Fuerza os acompañe.

Unañodeautoras (3)

#UnAñodeAutoras

#UnAñoDeAutoras: Conociendo a Cristina Sebastià

Otro mes, otra autora que quizás no conozcáis. Pues para eso es la iniciativa, ¿no? Cristina no ha publicado demasiado, pero si ha escrito mucho, y por esa razón quiero presentaros. 

autorajunio_cristinasebastia

Normalmente hago yo la biografía para presentárosla, pero resulta que esta tan entusiasmada con la idea, que me ha enviado el trabajo hecho. A partir de aquí oiréis las cosas de boca de Cristina. 

Me llamo Cristina Sebastià, soy de Vila-real (nacida y criada), tengo veinticuatro años recién cumplidos y soy veterinaria por la UAB desde el año pasado. En cuanto a ser escritora… Bueno, digamos que soy creadora de historias desde que tengo uso de razón. Vamos a explicarnos.

31131640_1644295048996175_3735785596560343040_oLos animales y el escribir son mi pasión, siempre lo han sido, no recuerdo un solo día en el que una de las dos cosas, o ambas, no me iluminaran la cara. Tuve un hámster chiflado (como todos los hámsters), una perra cruce de pastor del Pirineo a la que quise con toda mi alma (de hecho, parte de mí se quedó en Cantabria cuando ella murió), y ahora tengo cinco gatos. Cinco. El solterona starter pack. Misifú (en realidad es Katrina, pero ella no lo sabe) tiene ahora diez años, Sandy rondará los seis o siete y sus hijos (de padre o padres desconocidos) Vicky el Vikingo, Rudy Fernández y Jack Sparrow cumplirán cinco este verano. Mi pequeña Misifú es un gato de escritor, cada vez que creo algo, o que leo como si no hubiera un mañana y escucho música, ella se tumba a la salida de aire de mi viejo portátil Lazarus (es que murió una vez) y me hace compañía. Son momentos mágicos, la verdad.

18739140_1684672991573529_3506818425170632058_oPero estos son mis niños, y tenía que hablar sobre mí. Vale. La veterinaria es algo que nunca me planteé de otra manera, es lo que decidí de pequeña que sería y los tauro vamos a saco con nuestras decisiones. Escribir fue diferente, porque no es algo que planeas, no dije un día “¡Eh, voy a ser Pérez-Reverte con pelazo!”, simplemente era algo que estaba ahí, a mi lado, una pasión que pasaba desapercibida, contradictoriamente, aunque cada año se ha ido dejando ver más y más.

Gané mi primer concurso de literatura a los nueve años. Era un pequeño certamen tipo religioso en el que había que escribir sobre la Virgen María. ¿Qué hice yo? Dejarlo para el último día, como siempre. Entonces me agobié, hasta que vino mi madre y me dijo “Cambia el punto de vista”. Esa frase me ha acompañado desde entonces. Haciéndole caso, en vez de escribir sobre el papel de María como madre de Dios, lo hice como hija de Él, me planteé cómo sería ella de niña, ya que yo también lo era. Y debió parecerles guay a los del jurado, porque me llevé unas cosas de escritorio como premio que aún conservo (pedazo boli, en serio).

Aparte de ganar algunos concursillos de cole y de instituto, en los últimos cursos de esta etapa oscura gané un concurso de guiones publicitarios, contra el alcoholismo y las drogas. También participé en las Olimpiadas Nacionales de Ciencias, tanto en primero como en segundo de bachillerato, pero esto ya es movida científica.

32215016_1660997280659285_7256538638924644352_nYa en la universidad, me animé a participar en un concurso de relatos cortos (tres días antes de que se acabara el plazo, claro), el premio Mírame a los ojos, en el que también me clasifiqué (no voy a decir que gané porque había cuarenta ganadores entre… novecientos relatos que se presentaron, en realidad no está mal), y donde hice una de mis grandes amigas de la actualidad, Arancha, cuando tuvimos que viajar para hacernos las fotos (salir despeinada es un lastre que voy a llevar toda mi vida, estoy segura).

Qué más… Al contrario que mi querida y nueva amiga, que ya ha publicado un libro en solitario (Mundo partido, una distopía bien interesante) y del que estoy casi tan orgullosa como ella, yo aún estoy dando los últimos repasos a mis ideas terminadas (¡sí, en plural!) para poder hablar seriamente con algunas editoriales, hay que admitir que el final de carrera me dejó tocada y hundida. Sin embargo, he salido a flote con un club de escritura del que formo parte desde octubre del año pasado, hay unos cuantos escritores locales de Castellón, y me encanta ir creando familia literaria. Cada mes escribimos algo nuevo, relatos cortos que me ayudan a plantearme nuevos retos y con los que ya he tenido alguna que otra buena idea.

¡Vale, este es mi recorrido! Espero poder publicar muy pronto, es mi próxima batalla a ganar, pero tengo muy buenas armas, ganas y amigos que me apoyan. Es una ventaja importante.